PUNCION SECA

¿Qué es la punción seca?

La punción seca es una técnica semi-invasiva que utiliza agujas de acupuntura para el tratamiento del síndrome de dolor miofascial, síndrome producido por los puntos de gatillo (haz click aquí para saber más acerca del síndrome de dolor miofascial y los puntos de gatillo). Es semi-invasiva, ya que las agujas penetran la piel, presionando y contrayendo el punto de gatillo para desactivarlo y así disminuir el dolor que éstos producen.

Como has podido ver, los puntos de gatillo son zonas débiles del músculo y muy sensibles a la palpación, que por lo general se forman en los músculos que mantienen nuestra postura. Ellos se originan cuando varias sarcómeras (regiones de la fibra muscular donde se produce la contracción del músculo) se quedan permanentemente contraídas (debido a la liberación continua de un neurotransmisor llamado acetilcolina que impide que las fibras se relajen), lo que disminuye el flujo sanguíneo. Esa disminución del flujo sanguíneo no permite la correcta nutrición ni la correcta limpieza de los desechos de las células; además de hacer que el dolor se irradie y se extienda.

Los puntos gatillo tienen unas características concretas ampliamente estudiadas y pueden ser de diferentes tipos o estar en diferentes estados, estos puntos pueden aparecer por diversas causas: una corriente fría que afecta directamente al músculo, un movimiento repetitivo, mantener el músculo durante largo tiempo en una posición acortada, un golpe o incluso una inyección.

Diferentes tipos de puntos gatillo

Existen diferentes tipos de puntos de gatillo, o éstos pueden estar en diferentes estados. A continuación enumeraremos y explicaremos brevemente cada uno de ellos:

  • Punto gatillo activo: es siempre doloroso y tiene una respuesta de espasmo local a la presión. No permite el estiramiento completo del músculo y lo debilita, además de reproducir el dolor en zonas alejadas al punto donde se palpa.
  • Punto gatillo latente: solo duele cuando es palpado.
  • Punto gatillo central: íntimamente relacionado con las fibras musculares que no funcionan bien. Se localiza cerca del centro de la fibra muscular.
  • Punto gatillo clave: responsable de la activación de uno más puntos gatillo en la misma zona en el que se irradia el dolor, a los que se les llama puntos gatillo satélite. Cuando se desactiva el punto de gatillo clave los puntos de gatillo satélites también.
  • Punto gatillo satélite: punto de gatillo que se activa por un punto gatillo clave.
  • Punto gatillo primario: es el activado por un movimiento repetitivo o por una sobrecarga aguda o crónica sin que medie otro músculo en su activación.

¿Cuáles son los principios de la punción seca?

Como ya dijimos, la punción seca utiliza una aguja de acupuntura directamente sobre el punto gatillo. Es importante destacar que no se le infiltra ningún tipo de sustancia.

Lo esencial es ubicar el punto de gatillo. Cualquier estimulación mecánica como la compresión, contracción o el estiramiento de un músculo que provoque dolor referido sugiere la presencia de un punto gatillo irritable.

La aguja, una vez ubicada en el punto de gatillo, puede considerarse una herramienta palpatoria de prolongación de los dedos del fisioterapeuta gracias al denominado efecto “varilla”: la aguja entra y sale del punto de gatillo, y con la misma aguja se aprecian los cambios en la firmeza de los tejidos atravesados por la aguja, e incluso sentir si la aguja ha acertado o no en la ubicación del mismo.

A pesar de que no se conoce​ el mecanismo de acción de la punción seca, ésta representa una de las técnicas más eficaces de tratamiento del punto gatillo.

Técnicas de punción seca

Existen 2 grandes grupos de técnicas en la punción seca:

  • Punción superficial: Consiste en la introducción de la aguja de acupuntura en la piel y en el tejido celular subcutáneo que recubren el punto gatillo a una profundidad máxima de 1 cm, sin llegar a penetrar en el músculo. Después de la punción superficial realizaremos un tratamiento conservador sobre el punto gatillo (explicado más abajo) para elevar el umbral del dolor y trabajar con más facilidad sobre el punto gatillo. En ocasiones, puede ser necesaria la estimulación de la aguja una vez que ha sido introducida en el tejido subcutáneo.
  • Punción profunda: Consiste en la punción de los puntos gatillo situados en los músculos profundos, por ello las agujas deben introducirse hasta llegar al punto gatillo. El tamaño de la aguja que se va a emplear se determina de acuerdo a la profundidad del músculo en el que se encuentra el punto gatillo. Dentro de la punción profunda podemos encontrarnos con diferentes técnicas que difieren entre sí, sobre todo en el nivel de agresividad. Una vez que la aguja se encuentra dentro del punto gatillo va a ser necesaria su estimulación que se puede realizar, entre otras maneras; introduciendo y sacando la aguja del punto gatillo o haciéndola girar. Después, de la técnica de punción hay que realizar otro tratamiento superficial (como spray frío, movilizaciones, masaje, contracciones del músculo, etc.) con el fin de mejorar la efectividad de la técnica.

Técnicas complementarias a la punción seca del punto gatillo

No se puede entender la punción seca como un simple pinchazo sobre el punto gatillo, es necesario aplicar diferentes técnicas complementarias que mejorarán los efectos de la punción seca. A continuación nombraremos y explicaremos brevemente algunas técnicas que se pueden utilizar junto con la punción:

Spray y estiramiento

Se aplica un spray frío sobre la piel del paciente en el recorrido del dolor referido y se estira el músculo. Ésta maniobra ayuda a desactivar puntos gatillo residuales y conseguir la amplitud de movimiento completa.

Contracción voluntaria y liberación

Con la contracción voluntaria del músculo tratado seguida de una relajación y un estiramiento se obtiene un incremento de la amplitud de movimiento y la desactivación del punto gatillo.

Liberación por presión

Ésta técnica consiste en una presión manual sobre el punto gatillo en un músculo para la disminución de la tensión muscular.

Razones para el fracaso del tratamiento de los puntos gatillo mediante punción seca

La punción seca es una técnica muy válida a la hora de tratar los puntos, sin embargo, existe cierto porcentaje de fracaso que es importante conocer. Los doctores Travell y Simons enumeraron diez razones para el fracaso del tratamiento invasivo de los puntos de gatillo, y son los siguientes:

  1. No atender a los factores de perpetuación del problema, como por ejemplo unos malos hábitos posturales.
  2. Tratar un punto gatillo latente en vez de uno activo –verdadero responsable del problema.
  3. Tratar la zona de dolor referido en vez del punto gatillo, esto solo aliviará momentáneamente los síntomas.
  4. Introducir la aguja cerca del punto gatillo e incluso en la banda tensa pero no acertar en el lugar exacto.
  5. Usar una aguja demasiado fina que puede ser apartada por los nodos de contracción.
  6. Infiltrar una solución irritante (teniendo en cuenta que en ocasiones los doctores trataban los puntos gatillo inyectando diferentes sustancias).
  7. Una hemostasia (control del sangrado) insuficiente, que puede irritar el punto gatillo.
  8. No atender a otros puntos gatillo que pueden afectar al dolor del paciente.
  9. Olvidar pedirle al paciente que realice movilidad activa en todo el recorrido del músculo.
  10. La no realización por parte del paciente de los ejercicios domiciliarios, como automasaje, correcciones posturales o estiramientos.

Casi todas las razones por las que no se avanza en el dolor son por malas ejecuciones de la técnica, un mal diagnóstico y la falta de colaboración del paciente. Es importante que no intentes la punción seca tú mismo, quien debe realizar ésta técnica es un fisioterapeuta formado en ésta técnica, sino puedes hacerte daño.